× Inicio Créditos Contacto

Crecemos generando bienestar

Los beneficios sociales que se han propiciado en esta primera década constituyen uno de los principales aportes de la Fundación Pascual Bravo.

Los seres humanos están en el centro de las acciones que guían el actuar de la Fundación y ello se refleja en los cientos de colaboradores, estudiantes, familias y comunidades que se han impactado a lo largo de los años con cada uno de los procesos que se han creado o gestionado desde la Fundación.

“Para la Fundación Pascual Bravo todas las personas son muy importantes: los clientes, los proveedores y los colaboradores”, Ruby Monsalve Herrera, directora General de la Fundación.

“Tenemos aportes en varias direcciones. Uno definitivamente con los empleados, porque dignificamos la labor que hacemos. Nosotros recibimos personas para las que quizás el de la Fundación es su primer empleo, otras venían de hacer otras actividades muy distintas, pero que aquí, gracias a la calidad y el acompañamiento que les brindamos, les hemos cambiado la vida. Hemos dignificado su trabajo, les transmitimos el sello social de la Fundación. Dicho sello se traduce en que todas las personas son muy importantes: los clientes, los proveedores y los colaboradores”, señala Ruby Monsalve Herrera, directora General de la Fundación Pascual Bravo. 

Mantener ese enfoque en el ser redunda en el bienestar y en mejoras en las condiciones de vida de todos los públicos de interés de la Fundación.

Entre estos, por supuesto, están los estudiantes de la Institución Universitaria Pascual Bravo, principales beneficiarios de los aportes sociales que esta hace.

Estudiantes I.U. Pascual Bravo
Egresados pascualinos Institución Universitaria Pascual Bravo

“Nosotros apoyamos la educación pública a través de unos recursos que le donamos a la Institución Universitaria Pascual Bravo para mejorar la calidad de vida de sus estudiantes, teniendo claro que al ser una institución pública, la mayoría pertenece a los estratos 1, 2 y 3. Entonces la Fundación, desde su quehacer, desde sus excedentes, aporta al desarrollo y la mejor calidad de vida de ellos”, agrega la directora.

Cuando se cambia la vida de estos jóvenes, de los empleados de la empresa y de cada una de las personas que integran los convenios que realiza, también se transforma el entorno y las condiciones de sus familias y de las comunidades. Es la manera en que la Fundación garantiza que seguirá creciendo a la vez que genera bienestar para las personas.

❮ Anterior Siguiente ❯
Arriba